Hotel rural en los puertos de Beceite - Teruel

Fábricas de papel en el río Matarraña

Mapa de las fábricas de papel y centrales eléctricas del río Matarraña.Antiguamente el río Matarraña fue utilizado para la fabricación de papel, una industria muy extendida en la comarca del Matarraña y concretamente en las localidades de Beceite y Valderrobres. En estas dos localidades turolenses estaba la mayor concentración de fábricas papeleras de España. El periodo de apogeo de la industria papelera fue durante los siglos XVIII y XIX. A principios del siglo XIX, debido a la antigüedad de las instalaciones y al comienzo de la producción continua de papel en otros puntos de España, las fábricas de papel del Matarraña entraron en decadencia. Concretamente la primera de estas fábricas de papel continuo se encontraba ubicada en la misma provincia de Teruel, en la localidad de Villaruengo. Se llamaba Temprado y Cía. y comenzó su actividad en el año 1789.

Durante el siglo XIX se produjo una fuerte crisis en el sector de la fabricación de papel en el Matarraña debido a, como hemos comentado antes, la producción de papel continuo. Las pocas fábricas del Matarraña que sobrevivieron a la crisis tuvieron que adaptar su producción a la fabricación productos especializados de papel como cartulinas o papel secante aunque sobre todo la industria papelera del Matarraña se enfocó a la fabricación de papel para naipes. Este papel se suministraba a la conocida empresa fabricante de barajas Heraclio Fournier.

Para la fabricación de papel es necesario contar con una fuente de suministro de agua de gran calidad y pureza por lo que el río Matarraña suponía una ubicación privilegiada. Puede creerse que la industria papelera del Matarraña era una industria contaminante pero todo lo contrario ya que la fabricación de papel era una de las industrias menos contaminantes del momento.

Recorrido turístico por las fábricas papeleras del Matarraña.

 La Acequia Mayor de Beceite toma agua del río Matarraña.

En el siglo XIX todo esto cambió. Anteriormente se utilizaban trapos blancos para la fabricación del papel aunque a comienzos del siglo se empezó a utilizar el cloro para blanquear los trapos lo que poco a poco influyo en la calidad del agua y al final hizo que las fábricas papeleras del Matarraña tuvieran que cerrar. La última de las fábricas papeleras que continuó funcionando hasta los años 60 fue la de Pont Nou.

Comenzamos nuestra visita de las fábricas papeleras recorriendo el curso del río Matarraña desde su nacimiento.

La primera industria que nos encontramos descendiendo del curso del río Matarraña es La Central Matarraña. Esta central eléctrica se construyo sobre las ruinas de la antigua papelera de “El Vicario”, enfrente del “Castillo de Cabrera”.  Se encuentra situada en el margen izquierdo del río unos 200 metros de la llamada Cueva de las Maravillas. La central tenía un salto de agua de 14 metros que generaba 135 HP de potencia. Se comenzó a construir en el año 1926. Fue una de las pocas industrias en las que se permitió el uso de maquinaria extranjera ya que en aquella época solamente estaba permitida la maquinaria española para favorecer la producción nacional.

Acequia de "El Vicario" en la localidad de Beceite.

Acequia del Vicario en el río Matarraña en Beceite. 

Bordeando el curso del río Matarraña por la margen derecha se encuentra la Acequia Mayor de Beceite. Esta acequia riega actualmente los campos y huertos que se encuentran en lo que antiguamente fue la fábrica de papel de Martín Fon. Esta empresa papelera se encontraba ubicada en la margen derecha del río poco antes de llegar a la población de Beceite. La papelera de Martín Fon fue transformada en una serrería que terminaría por desaparecer en un incendio.

 Cuando la acequia mayor llegaba a la población de Beceite se aprovechaba su energía mediante dos saltos de agua para mover, entre otras cosas, una sierra o un molino de harina. Más adelante el agua hacia moverse al antiguo molino de aceite de Beceite para después dirigirse al antiguo lavadero, excavado en la piedra.

El agua continuaba su camino para encontrarse más adelante otra vez con numerosas industrias que aprovecharían su energía. Otro molino de harina, otro de aceite y finalmente una central hidroeléctrica.

Volviendo a las fábricas papeleras del Matarraña nos encontramos con la Fábrica de Toscá. Situada en el margen izquierdo del río Matarraña es famosa en la comarca ya que en esta fábrica se construyo antiguamente un gran azud que hoy en día se utiliza como piscina natural por los habitantes de Beceite y los alrededores.  Es una de las piscinas naturales de Aragón en las que el agua es más pura y limpia.

Azud de la Toscá en el río Matarraña en Teruel.

Azud de la fábrica de papel de la Toscá en el río Matarraña. 

La fábrica papelera de Toscá se convirtió años mas tarde en un molino y después en una serrería hasta que al final quedaría en desuso. Actualmente solamente se utiliza el azud como piscina natural.

Más abajo de la Fábrica de Toscá se encontraba la fábrica de Antonio Esteban, también conocida como fábrica de Taragaña, la cual contaba con otro azud aunque hoy en día está destruido.

Otra de las numerosas fábricas papeleras de la localidad de Beceite era la de D. Cristóbal Martí Temprado y D. Tadeo Gasulla Viñals la cual contaba con un salto de agua de tres metros de altura y una concesión de 100 litros por segundo para la fabricación de papel y el riego. Esta fábrica se encuentra en desuso desde el año 1894.

Continuamos nuestro recorrido descendiendo el río Matarraña y nos encontramos con la fábrica de Solfa, perteneciente a los hermanos Zapater Ram. Esta fábrica se encuentra en la margen izquierda, al lado del puente sobre el río Matarraña.

Fábrica de papel de Noguera y Temprado en la localidad de Beceite en Teruel

Industria papelera en la localidad de Beceite en Teruel.

La siguiente fábrica de papel que nos encontramos es la papelera de Ramón Morató, conocida como Font del Pas. Esta fábrica papelera se encuentra ubicada entre otras dos fábricas, la fábrica de Solfa y la fábrica del Batán. Actualmente la fábrica de papel de la Font del Pas se encuentra convertida en uno de los hoteles rurales más espectaculares del Matarraña.

En la desembocadura del río Ulldemó en el río Matarraña se encuentra otra de las fábricas de Beceite, la fábrica del Batán, también conocida como fábrica de Santiago Morató Marsal. En esta fábrica, durante largo tiempo coexistieron en el mismo edificio la papelera y el batán, que daba nombre al edificio. Esta fábrica papelera se convertiría más tarde en una granja de pollos hasta el año 1982 en el que se quedó en desuso.

 El agua necesaria para poner en funcionamiento el Batán procedía de la fábrica papelera de la Font del Pas, la cual contaba con un caudal de 375 litros por segundo.

Antigua fábrica de papel convertida en hotel rural en Beceite.

Hotel rural de la Font del Pas en Beceite (Matarraña) 

Siguiendo el curso del río, una vez hemos pasado la desembocadura del Ulldemó, encontramos la fábrica del Pont Nou, llamada así por el puente que se encuentra entre el azud y la fábrica. La papelera del Pont Nou contaba con un salto de agua de 5 metros y medio y una concesión de caudal de 440 litros por segundo. El salto de agua se utilizaba para mover una turbina fabricada por MMA en Zaragoza en el año 1944.

La fábrica papelera del Pont Nou se encontraba situada en la margen derecha del río y fue una de las últimas que se mantuvo en funcionamiento. Desde esta fábrica se construyo un azud para llevar el agua al molino que se encontraba cerca de 1000 metros más abajo.

El molino de harina de Pau Nose tenía una concesión para utilizar 200 litros por segundo del río Matarraña. Para ello se proyectó una presa de máximo 30 centímetros sobre el río. El molino se vendió en el año 1899. En el año 1900 la concesión de agua del molino se mantenía en 200 litros por segundo pero se solicitó su ampliación a 600 litros para trasformar el molino harinero en una central hidroeléctrica gracias a su salto de agua de seis metros de altura.

Turismo rural en el río Matarraña en Beceite.

Fábrica papelera del Pont Nou en Beceite 

La siguiente fábrica de papel es la fábrica de Ros la cual se construyó entre los años 1823 y 1825 tal como indica en la puerta principal. La papelera Ros utilizaba el agua de la Acequia Mayor de Beceite para su funcionamiento. Contaba con un salto de agua de 2,8 metros según la concesión aunque en realidad era mucho más grande. El caudal era de 500 litros por segundo en los meses de invierno mientras que en el verano descendía hasta los 300 l/s. Toda el agua utilizada en el proceso productivo era devuelta a la acequia una vez utilizada.

 La acequia continua hasta el molino del Martinete. El molino tenia una concesión de 350 litros por segundo y un salto de seis metros que hacia mover dos grandes juegos de muelas. Actualmente se encuentra convertido en una vivienda particular.

El molino de la Cruz o molino de Sapera es otro de los molinos del río Matarraña. Situado en la margen derecha tenia un salto de agua de seis metros por el que circulaba un caudal de 350 litros por segundo que se utilizaba para mover dos muelas.

Fábrica de papel en la localidad de Valderrobres, en el Matarraña turolense.

Fábrica de papel Fort en la localidad de Valderrobres. 

La acequia Mayor de Beceite llega hasta la localidad de Valderrobres en la que entra y abastece dos lavaderos y varias fuentes para terminar en la antigua serrería de Valderrobres. En esta serrería el agua movía una rueda hidráulica que, a su vez, movía dos ruedas de sierra y una turbina para generar electricidad. Para todo este proceso se utilizaban 600 litros de agua por segundo.

 Un poco más abajo del puente de Valderrobres en el río Matarraña encontramos el azud de la fábrica de papel de Joaquin P. Lafiguera o papelera de Fort. El gran edificio estaba fabricado con mampostería y hoy en día se encuentra en ruinas.